No somos delincuentes

5 envíos / 0 nuevos
Último envío
Imagen de Herr Peter
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 58 mins 33 segs
se unió: 21/03/2010 - 03:22
No somos delincuentes

Unos curiosos mensajes institucionales pueden verse por Bangkok.

 

Si te roban , no ha sido un tailandés. 

¿Alguien se imagina estos carteles por España? Nos llamarían de todo, menos guapos.

Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 9 horas 34 mins
se unió: 06/09/2017 - 10:11

Imagínate esa campaña en Madrid... laugh

Imagen de Infinito
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 2 meses 4 semanas
se unió: 22/12/2016 - 20:40

El cártel equivalente en Madrid sería:

Cuidado con los carteristas moritos, gitanas rumanoides y demás pagapensiones que vienen a enriquecernos culturalmente.

 

 

Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 1 semana 1 día
se unió: 12/04/2010 - 22:02

Una pregunta con mala intención: ¿La víctima es de color blanco y el mangui rojo, pero solo por cuestión gráfica, verdad? No tiene nada que ver con que los farangs sean blancos, los thais de clase alta estén desteñidos y por lo tanto blancos, los de clase baja no tomen el sol y por lo tanto se asocian también al muñeco blanco mientras que  los birmanos sean marrones,  los nigerianos negros y demás tiznados se asocien al muñeco rojo delincuente. 

¡Que fácil lo hacen los thais! Los blanquitos son buenos y los tiznados son malos.

Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 9 horas 34 mins
se unió: 06/09/2017 - 10:11

En Madrid recuerdo que cuando estuvimos hace unos meses, por la zona del Palacio Real, a pesar de que los restaurantes estaban a tope, las mesas de las terrazas estaban libres. Como hacía un día precioso y no soporto el ruido de la gente hablando a gritos en los restaurantes españoles, nos sentamos fuera y enseguida vino un camarero horrorizado a decirnos que no nos sentáramos allí y si lo hacíamos sujetáramos todo lo que llevábamos porque los robos al descuido y de tironeros de los mendigos rumanos eran constantes.

Acostumbrados a sentarnos tranquilamente en la calle en cualquier parte del Mundo, desde Málaga a Moscú, nos chocó bastante la situación.