Libro: Paradise Lust

Paradise Lust, un libro sobre la mundo sexual en Pattaya en Tailandia

"En el momento en que una mujer tailandesa te sonríe, sabes que hay un cielo y que está aquí, en Tailandia

A donde quiera que mires, por todos los cielos, hay mujeres. No, olvídate de todos los cielos. Esto es el cielo. Éste es el Jardín del Edén. Y puedes comer tantas manzanas como quieras. El propio aire es sexy".

- Prólogo del libro

 

Paradise Lust es la historia de un hombre que, teniendo un negocio en occidente que puede funcionar por si solo, decide venir a vivir a Tailandia, fundamentalmente a Pattaya, para disfrutar el paraíso natural y compartir cama con tantas bellezas asiáticas como sea humanamente posible.

A partir de ahí comienza su relato de tres años de vida en el país de las sonrisas, tan densos y llenos de experiencias de todo tipo que parece que son muchísimos más. Todo ello contando sin ningún pelo en la lengua cómo son las cosas que va encontrando, los personajes que va conociendo y, sobre todo, las andanzas de las chicas de la noche y sus teje-manejes detrás de su encantadora sonrisa y su "I love you long time".

Lo que hace este libro especial y destacable es la visión inteligente e incisiva del autor que, sin ningún tipo de cortapisas, va narrando las aventuras que van surgiendo en su deambular en busca de nuevas experiencias. Todo ello con un fino y constante sentido del humor -que hace que leer el libro sea un auténtico placer-.

Algunas pinceladas de cosas que van apareciendo son:

- La chica que vivía con él y que se fue a visitar a sus padres durante un tiempo (para aparecer luego con fotos de ella en Roma, invitada por otro de sus 'novios')

- Los bebedores de cerveza en los pubs, contando sus aventuras con las mujeres como si fuesen historias de guerra de las que apenas consiguen salir maltrechos, pero que de alguna forma vuelven siempre a por más.

- Las cartas que envían los amantes de las chicas, muchas veces acompañadas de un cheque para que no tengan que llevar esa vida (la carta va directamente a la basura sin leer mientras proceden a buscar más cheques de otros 'novios')

- Como el propio autor ayudaba a las chicas a traducir y a dar a las relatos toques más picantes (con lo que mayores cantidades de dinero volvían de vuelta de sus enamorados).

- El vicio por el juego, totalmente extendido entre las chicas de la noche.

- La increíble facilidad de estas mujeres para quemar todo el dinero que logran conseguir, sin importar la cantidad y sin concepto de ahorro. A cualquiera de las chicas, si les preguntases, siempre dirían que están "arruinadas"

- El papel que juega la policía como propietaria de muchos de los negocios.

- Los suicidios de occidentales en Pattaya ante sus desventuras amorosas con las preciosidades asiáticas.

 

Y una de las frases de uno de sus compañeros que define muy bien cómo se sentían en Pattaya:

Estando sentados en un bar de gogós una amigo le comenta "¿Te das cuenta de que, si fuésemos millonarios, estaríamos sentados en este mismo lugar y tomando esta misma cerveza?"

 

Es prácticamente seguro que el autor se ha tomado licencias poéticas para colorear las cosas que comenta, pero a pesar de todo es una buena guía para quien acaba de conocer a alguna chica de afecto negociable y quiera saber un poco qué puede haber detrás del telón. Y en cualquier caso, por si solo, el libro es realmente divertido y entretenido, siendo de lectura rápida.

En Amazon: Paradise Lust, de Kit McCann

Taxonomy upgrade extras:

Creo que es un error intentar

Creo que es un error intentar aprender por medio de las experiencias ajenas; todos tenemos una percepción distinta de las cosas. Solo tiene una justificación razonable para matar el aburrimiento.
Lo que se desprende de estas historias es el profundo infantilismo de esos extranjeros.

Todo parte de una base

Todo parte de una base errónea. Pattaya está en territorio tailandés, pero dista mucho de ser Tailandia.

Por supuesto que la historia vale la pena ser leída. Sin embargo, tendría el mismo valor que la historia de un alemán que cuenta sus vivencias en España basándose en los años que ha pasado en El Arenal de Palma de Mallorca. Pattaya es un ligar que siempre he evitado visitar, excepto en circuntancias especiales, porque me recuerda demasiado mi lugar de origen, pero con muchas putas.

¿Qué es lo que hace de

¿Qué es lo que hace de Pattaya algo más que otra ciudad costera de vacaciones?
Cualquiera que vaya a Pattaya y que se pierda por sus sois próximos a la playa, no tardará en oír de boca de alguna preciosidad:
Eh… Where are you going?
I go with you.
Todos sabemos que se trata únicamente de trabajo, sin embargo ¡Que agradable suena a los oídos de una buena parte de los hombres!
Sentarse cómodamente en un bareto que dé al Walking Street, después de cenar a tomarse un refrigerio, es una experiencia única y me atrevería a decir que es imposible encontrar algo parecido en ningún lugar del mundo.
Una entrada en el Sambódromo de Río de Janeiro también tiene lo suyo, pero no deja de ser un espectáculo por el que pagas una entrada.
En cambio lo de Pattaya es espontáneo y surge cada día.
¿En que otro lugar se puede ver una mezcla de fauna humana tan variopinta?
Grupos de turistas organizados que van a cenar a los atractivos restaurantes de lujo. Golfos residentes y visitantes de todos los lugares del mundo, entrando y saliendo de los numerosísimos tugurios a un lado y otro de la calle.
Titiriteros callejeros que ofrecen un espectáculo a cada paso únicamente por la voluntad.
Policía tailandesa y voluntarios farang, patrullando arriba y abajo, dando una sensación de seguridad equivalente a estar en una oficina bancaria.
Lolitas tailandesas disfrazadas de escolares con carteles, anunciando los precios de las consumiciones de los bares.
Ganchos ofreciendo masajes y servicios sexuales.
Exóticas tailandesas vestidas escandalosamente, solas o en grupos, que nunca sabes de donde vienen o a donde van.
Katoeys explosivos, muchos de belleza y feminidad que a juzgar por su gran número tendrán un gran éxito.
Guiris, turcos, japos, negros, de la mano de sus ligues thais, muchas veces vestidas de manera formal, dando a entender “normalidad” en su relación, paseando por la calle, a cenar o a ver un Show “picante”.
Rusas rubias explosivas, exhibiéndose en vitrinas o paseando por la calle.

Si al alucinante ambiente nocturno, añades que las calles interiores de Pattaya son totalmente tailandesas, con sus restaurantes baratos de exquisita comida, sus mercados, sus templos.

¡Si es la Sodoma y Gomorra moderna!
Pero si hoy en día Roma ofreciera en el Coliseo los espectáculos que ofrecía en la antigüedad, ¿Cuánta gente iría?

Me diste con un canto en los

Me diste con un canto en los dientes, muy buen recibimiento.
Solo me faltaba esta gran exposición para darme verdadera cuenta de lo que acabo de dejar atrás.
¡¡Que grande es Pattaya y sus satélites!!.
Cuanta diversidad de salvajes depredadoras.
¿Te dejaste algo en el tintero, que yo no sepa?

Nunca vi a ninguna Rusa en Tailandia, aunque hace años, ya me dijeron que existen. Solo las conocí en la península y puedo asegurar que las Rusas, las Ucranianas y sucedáneas, con ojos azules, verdes y buenas domingas, son guapísimas y sumisas.

Herr Peter. Con el ejemplo

Herr Peter. Con el ejemplo que pusiste del Alemán, corroboras lo que yo dije. Y es bien cierto que cualquier lugar con mucho turismo, pierde su esencia he identidad. (En Mallorca, Ibiza y la costa Brava Catalana, casi somos nosotros los extranjeros)

En mi caso, no conozco Pattaya ni las zonas calientes de Bkk; salvo una, visita casi obligada en todo primer viaje.

Lo que no me entra en la cabeza ni me entrará; ¿como un extranjero puede sucumbir ante una sonrisa acompañada de suaves palabras sin antes conocer sus intenciones?.

En cualquier parte del planeta ¡¡De una mujer nunca te fíes!! (Cuanto mas guapa, atractiva o resultona, peor)
Solo la conocerás verdaderamente, cuando te divorcies.

Hola Caat: ¡No esta mal esa

Hola Caat:
¡No esta mal esa última afirmación tuya, para provenir de un soltero!.

Peter es muy prudente y sus sabios consejos van orientados siempre a ayudar a los lectores y sin duda la manera más clara de evitar algunos disgustos, es que eviten Pattaya en lo posible y visiten el resto del reino. Como siempre tiene toda la razón.

Yo me voy a permitir dar solamente un par de ejemplos de esos motivos que el no comenta, salvo naturalmente de que Pattaya no deja de ser una ciudad playera sin encanto urbanístico, como bien dice.

Si vas en pareja y lleváis años de matrimonio, te vas a pasar el día intentando dar esquinazo a tu señora y llegará el momento que en tu desesperación no te importarán las consecuencias porque estarás como un jabalí en celo.
Puede ocurrir que mientras tú escapas ella en venganza se líe con cualquier farang o un negro que está a ver que cae y no sería la primera vez que vuelve alguno de Pattaya y no puede pasar por las puertas debido a la cornamenta.
Si vas soltero, y estás lo suficiente, ¡No hace falta mucho tiempo! (Se dice que si el Casto José hubiera ido a Pattaya, no se llamaría “el casto”) puede ocurrirte que te eches la novia tailandesa a la que se refiere Juan y que luego te mandará su famosa carta:
“Carta de una tailandesa a su amante occidental”.

Pero ya se sabe, no hay como decirle a un niño: “no toque esto niño” para que vaya inmediatamente a tocarlo.
“Es que somos como niños”.

Herr Peter, el caso es que el

Herr Peter, el caso es que el autor no trata de contar cómo es Tailandia. Desde el momento 0 deja claro a qué ha venido al reino -en exclusiva- y el libro habla sobre la vida de estas chicas. Para mí es evidente que se ha tomado algunas libertades para hacer el relato más interesante, pero lo dicho: en ningún caso trata de describir Tailandia, sino ese mundo nocturno y las gentes que lo pueblan.

Jesús. Veo muy extraño que en

Jesús. Veo muy extraño que en Tailandia una extranjera con pareja tenga cualquier desliz con otro extranjero; eso solo entrará en el apartado de los milagros. Si ella esta en el país sola o con amigas, entonces sí es posible, pues muchos no miran lo que se echan entre pecho y espalda ni lo que degustan con la boca, solo miran que cuanto mas gratis mejor. Son las únicas que no te cobraran, por una vía o por otra.
Estando en Tailandia, en una ocasión me ocurrió que una Francesa muy hermosa, me elevó totalmente mi estima.
Ella se encontraba de pié junto a su hamaca en la piscina (su marido en la habitación en planta baja, lo supe después) y yo me desplazaba por la vereda del jardín hasta las habitaciones; en la distancia se fijó en mi y me clavo la mirada sin cortarse un pelo, me fui acercando y aprecié que yo para ella era un verdadero imán, era tan fuerte que no podía disimular, se encontraba como petrificada, solo podía ser descarada forzada por sus vísceras y ella sin cambiar de postura fue girando como las peonzas hasta que desaparecí.
A la fuerza, nos fuimos cruzando durante los desayunos, comidas y cenas, siempre se encontraba sola (su marido en la habitación). Para mí era muy violento despertar su libido y sentirme el centro de sus pensamientos y más nobles instintos.
Nunca pasó por mi mente aprovechar el tirón yo suelo elegir a mi presa y en Tailandia lo normal es comer tres veces al día (o desovar, como prefieras).

Hola Caat: Supongo que lo

Hola Caat:
Supongo que lo que se espera de un veterano es que cuente las cosas según su propia experiencia, a veces podemos pecar de atrevimiento pensando que lo que tú cuentas es lo que pasa habitualmente y resulta que solo te ocurre a ti.
Pero el caso de la señora abandonada por su pareja en Pattaya lo he visto en directo, era una sueca rubia preciosa que estaba con su marido tomando cervezas en uno de los baretos de hombres con el alucinado de su marido que se piró con una tailandesa del bar en los morros de su mujer, pese al cristo que le montó. Se quedó la chica llorosa y sola, no tardó en acudir a consolarla un compañero de viaje y después de un par de horas de cuchicheos y carantoñas se fue con ella y estuvo toda la noche. Luego nos contó la hazaña con pelos y señales.
¡Si no lo veo no lo creo!
Otros veteranos me han contado que es habitual este tipo de cazadores, que no van con tailandesas porque no les gusta pagar. E incluso he llegado a leerlo en alguna parte.

¡Por cierto muy bueno lo de la francesa y que modesto eres! No te va a quedar más remedio que publicar tu foto para que todos podamos comprobar lo arrebatador que resultas, de lo contrario pensaremos que se te había olvidado ponerte el traje de baño y por eso te miraba.
Te felicito por salir bastante airoso del comentario incendiario de los gallegos en el otro hilo.
Como me esperaba Juan ha saltado de inmediato.
Es que apagar un fuego con gasolina está al alcance solo de profesionales.

Pues lo de la Francesa es una

Pues lo de la Francesa es una mimícia.
Estábamos un grupo amplio de ambos sexos en las afueras de Dormunt (compañeros de trabajo), en un Trip Melía;
Ante todo, me fastidia dormir con un tío a mi lado en la misma cama, pero en ocasiones no tienes elección, aunque antes de iniciar el viaje, ya le avisé a su mujer en publico que esa noche lo haría un hombre feliz y ella se quedó con la mosca detrás de la oreja.
Terminada la cena, mi compañero fue uno de los primeros en acercase a tomar el café en la barra, más tarde fui yo para tomarme el mío y sorpresa, le trajeron un café americano, se quedó helado sin saber reaccionar y le asesoré de cómo se pide correctamente.
Posteriormente se acercó otro que dominaba bastante el Alemán yo solo chapurreo lo más genérico por mis andanzas en el país y les pedimos a las camareras que nos orientaran sobre que hacer esa noche y nos dieron folletos he indicaciones. Las alternativas no eran de mi agrado y les pregunte por ¿donde encontrar chicas? y la mas joven y hermosa de las dos, se quedó conmigo, me dejó tieso, frío, un ataque u oferta frontal nunca te lo esperas y menos de una mujer.
Me espetó; ¡¡no busque más!! ¡¡Yo misma!! ¿No te sirvo yo?.
No pude aceptar el envite, tenía un pánfilo que me lo impedía; un estorbo, nunca mejor dicho.
Un grupo de 3 coches llenos, 12 personas, ya tenían planificado desplazarse hasta Dusseldorf para la juerga y otros 3 coches, 10 personas, decidimos quedarnos en la ciudad y solo dos personas preferían quedarse en la habitación.
Mi compañero de habitación fue uno de ellos y era un fastidio, pues solo teníamos una llave; o me esperaba despierto como buen matrimonio o lo despertaba al regreso. El tenía un secreto guardado, le gustaba alicatarse y embadurnarse de cremitas nocturnas, vamos es un verdadero hombre de esta época.
Curiosamente a la mañana siguiente, se fue llenado el comedor de nuestros compañeros y cuando alguien se percató de un detalle, nos reímos a carcajada limpia por la coincidencia.
Y era esa; cada pareja tanto de chicos o de chicas que habían compartido habitación, todos con sueño y la cara hinchada con las marcas de las sabanas, nos sentamos juntos por parejas, en mesas separadas del resto para el desayuno.
Después del desayuno, hicimos novillos, una escapada turística y tomamos rumbo a Colonia, para visitar la catedral y alrededores. Muy buenos recuerdos de estas tres ciudades, de otras muchas ocasiones.

Jesús. Si quieres una foto

Jesús. Si quieres una foto mía, tengo una que me ensalza y me hace justicia. Está colocada en mi canal de YouTube.
Tengo un cabreo inmenso, pues se permiten visitar mi canal sin permiso, por más que cerré todas las puertas se cuelan intrusos. Por más que vacío los archivos, siguen llegando mirones.

[img]http://www.destinotailan
Creo que se le da demasiada

Creo que se le da demasiada importancia, dicho en otras palabras; se exagera demasiado las tomaduras de pelo y las vaciadas de bolsillo de los pobres ilusos que les envían dinero a sus supuestas novias, que aún tiempo son compartidas también por otros.
Contando con los cuernos que supuestamente les pusieron y les pondrán.

Cuantifiquemos: ¿Sobre que montante económico en perdidas nos movemos? ¿Son pequeñas o son astronómicas?

¿Todo esto nos sirve de mofa? y ¿nos cachondeamos del mal ajeno, con recochineo?

Por otro lado, lo vemos muy natural si se casan y forman una pareja estable, aunque con el tiempo se divorcien y ella se quede con todo + una pensión compensatoria de por vida.

Según rumores sin confirmar; si las Thais se informan, llegado el caso os exigirán lo mismo que en Europa.

Y de estos últimos damnificados, ¿No nos reímos? ¿Nadie nos previene? más bien nos animan a hacerlo como si fuera el paraíso de la perfección, el cielo.

La solución a este problema es bien fácil.

No seas celoso y aprende a compartir hembra con el vecino o los vecinos. Olvídate del instinto de posesión y mantendrás a salvo tu dignidad. La dignidad es lo único que nos hace verdaderamente daño, de lo demás nos recuperamos fácilmente.

Efectivamente Caat: Lo que

Efectivamente Caat:
Lo que te pueda sacar un tailandesa es una nimiedad comparado al roto económico que te puede producir tu pareja occidental.
Nos llama mucho más la atención los 100-150 o 200 euros que te puede costar las “ayudas a tu novia thai”, que te desplume y te dejen debajo de un puente las de aquí.
La diferencia está en que un asiduo tipo de Tailandia puede pasar toda su vida cambiando de novia tailandesa y ayudando a la de turno y solo una vez y mas le vale soportar económicamente un divorcio.

Jesús. Veo que estas al loro.

Jesús. Veo que estas al loro. Con razón eres de ciencias.

Pero no me dijiste nada de mi arrebatadora, turbadora y exuberante hermosura.
Estaba yo pensando en ponerme un Tátu, un lunar junto al labio superior. Ya sería da-gute, la repera.

Jesús. Yo también presencié

Jesús. Yo también presencié en vivo y en directo, una ruptura de pareja muy, muy joven, al parecer las Thais de las calles fueron el detonante; ocurrió con espectáculo desagradable incluido, catalogado como violencia de género por parte de los dos, aunque al final ella se llevó la peor parte, quedó inconsciente largo rato.
Aunque quizás con el tiempo ellas olvidan y perdonan.

Hola Caat: Respecto a la

Hola Caat:
Respecto a la foto, me parece de lo más tierna, el avatar de Mr. Been, ¡Es que en el fondo eres como un niño!.
Teniendo en cuenta lo de la francesa y lo de los gallegos, me esperaba que pusieras, no sé, la foto de Nacho Vidal por ejemplo, de cuerpo entero. ¡El remate para que te baneara Juan!
¡De momento vas saliendo airoso, de tus comentarios comprometedores! Tu último párrafo no es que esté precisamente de moda. En fin no seas tan audaz y bájate del filo de la navaja.
En cierta ocasión presenciamos en primera fila cerca de Patpong una reyerta entre chico y chica tailandeses.
Aparece en una moto una pareja joven de tailandeses, se aparca y la chica sale corriendo y se mete en una tienda, en ese preciso momento otra chica se acerca al motorista y entablan una amigable charla. Al instante sale la otra de la tienda a la carrera con uno de sus zapatos en la mano, el motorista que la ve, arranca y sale a toda la leche, pero no le da tiempo a huir, mientras la otra chica desaparece a buen paso.
¡Le atizó en la espalda con el zapato, que todavía me duele a mí! En medio de una algarabía impresionante.
¡Que mala leche tienen las jodidas!

Jesús. Ese incidente que

Jesús. Ese incidente que comentaste, es la reacción habitual de una chica Thai, se utiliza a diario aunque no siempre llegan a las manos.
Eso justamente me ocurría normalmente a mí. Nos ve y no se altera pero se pone seria, se nos acerca y firme aunque comedidamente se enfrenta a los dos, saca las uñas y marcan su territorio.

Utiliza estas palabras –vosotros estáis hablando mucho-. Acto seguido nosotros nos sentimos culpables y callamos de inmediato, agachando la cabeza y escondiendo las orejas, la otra da media vuelta y se pierde por el foro sigilosamente y yo interiormente me siento importante muy alagado.
Después mirándole a los ojos sonrío suavemente y ella me sigue marcando mis límites (no me desagrada).

Dicen que la experiencia es un grado o muchos más.

La nueva táctica que utilizo es:
- De buen principio, yo marco las reglas de nuestro juego y en plan dictatorial.
- No permito ni una mala cara, mis prioridades y libertinaje esta por encima de todo.
- Yo no me tengo que adaptar a ellas y Mi dinero lo empleo para mi satisfacción no para darle gusto a ellas.
- ¡¡Si no les gustan totalmente la cambio por otra!!

Jesús ¿sabes la cantidad de chicas que esperan en la cola dispuesta a aceptar?

Ahora que me fijé con

Ahora que me fijé con detenimiento.
Muy buena tú frase Jesús -En fin no seas tan audaz y bájate del filo de la navaja-

Tomo buena nota.
- Me dio en broma, pero me tratan de desviación sexual por Chachanoi y que me aclare.
- Por que desvelo que existe una chica entre nosotros y no digo quien es. Waka me tacha que no me entero de nada y me llama Caat-eto como pitorreo.
- Cuando ella lo desvela sin darse cuenta. Me llama de todo menos bonito y todo el mundo chitón.
- Después Jesús me achaca otro personaje.
- Y por ultimo, Juan pone la guinda y me pide explicaciones sobre las percepciones de los Españoles sobre sus nacionalismos.

Y para más Ínrri, todos sois muy cultos.

¿Queréis también ahora que os esplique como funciona el mundo?

Os dejo para siempre.

A10

Joder Caat: Solo te ha

Joder Caat:
Solo te ha faltado decir:
¡Ya no os adjunto! Como en el colegio.
Somos adultos y las cosas se aclaran hablando.
¡Solo has dicho media verdad y las medias verdades son grandes mentiras!
Te ha faltado decir que, Waka se disculpó lo mismo que yo, Juan te pidió explicaciones, tú se las diste y asunto terminado y con Costrelas me parece que tenéis buen rollo, a no ser que me haya perdido algo.

Si te quieres ir, ¡Es una pena, pero estás en tu derecho!

No me parece bien que utilices ese argumento, porque no es justo, salvo que te apetezca irte de forma melodramática.

Nunca se me hubiera ocurrido llamarte inculto, ni siquiera pensarlo, pero es lo que se desprende de tu queja:
“Y para más Ínrri, todos sois muy cultos”.
Por último, a tu pregunta: ¿Queréis también ahora que os explique como funciona el mundo?, parece más que una pregunta un salivazo, hablando de ofender.
Aplícate a ti mismo exactamente lo mismo que tú le dijiste a Juan, ¡No veas fantasmas donde no los hay! En mi caso lamento que te vayas y supongo que en los demás también.

Catt, qué cansino eres de

Catt, qué cansino eres de leer, no he podido terminar tu tercera entrada, qué hartible.
Con todos mis respetos.
Saludos.

pues vaya caateto!!no me ha

pues vaya caateto!!no me ha dado tiempo ni de saludarte mosqueon...tio relajate que vas de pacificador y luego saltas al cuarto de vuelta!!
se que vas a volver a entrar porque esto ya lo hiciste la otra vez,asi que dejate de mosqueos y dignate a saludarme ostias!!que tenemos un asunto pendiente y mas aun despues de ver tu arrebatador sexappeal!!